El capítulo 6: Extrañas Bestias del Más allá - Nandor Fodor


El capítulo 6: Extrañas Bestias del Más allá

Historia de Franek Kluski
 - Nandor Fodor-
T
odo lo que aparece contrario a la Ley de Moisés, lo que surge increíblemente en los juicios de brujas y en los cuentos más viejos de misterio,  han sido rehabilitados y domesticados bajo el nombre de “Controles” por la Investigación Psíquica. El mundo de los fantasmas, sin embargo, no siempre respeta la disciplina de la ciencia y de vez en cuando las investigaciones son visitadas por los terrores oscuros que dejarían helado al aventurero más curtido.

Fotografiado imitación de un hombre fantasma de Kluski.

Hay casos en el registro de los visitantes, que parecen haber nacido en la existencia temporal por medio de un médium que lo materializa y no son seres humanos. Ello era “las bestias que habían fallecido”; animales cuya presencia inspiran miedo. A Franek Kluski, en Pole, donde después el Dr. Gustave Geley, Director del Instituto de Metapsíquica Internacional de Paris, le llamó el Rey de los Médiums, a él debemos las experiencias más increíbles de esta clase y que algunos científicos alguna vez tuvieron la suerte de comprobar.

Para la consideración de que fue acusado de demencia transitoria, hay fotografías con flashlight  (Flash de luz), que exigen una explicación. Lo mejor de estas fotografías (que son reproducidas en la obra clásica del Dr. Geley ; Clairvoyance and Materialization(1)) fueron tomadas en Varsovia, 1919. Un pájaro, descrito por Prof. Pawlowski, del Instituto de Tecnología, Massachusetts, como un halcón o un águila ratonera fue oída, moviendo sus alas provocando un sonido zumbador, acompañado por ráfagas de viento. Esto “voló” alrededor, golpeando sus alas contra las paredes y el techo; cuando finalmente se decidió parar en el hombro del médium, esto fue fotografiado con una cámara de destello de magnesio, la cámara estaba por casualidad focalizada sobre el médium y lista antes de empezar.

(1) Pp. 266-267.


Pájaro  fantasma fotografiado con flashlight sobre el hombro de Kluski.

No había ninguna posibilidad, como aseguran, de introducir aquel pájaro a escondidas en la habitación o que desapareciera después de la manifestación. Apareció y desapareció de igual forma que los fantasmas humanos.

Había otro ser totalmente luminoso más peligroso, a cargo de un hombre viejo. El profesor Pawlowski describe a un hombre (afgano, que se llamaba Hirkill) como una fuente de luz. Él iluminó a todos los asistentes e incluso a objetos más distantes de la habitación. La luz parecía que salía de sus manos y de la región del corazón.

“Él siempre era acompañado por una bestia rapaz, del tamaño de un perro bastante grande, de color rojizo, con el cuello delgado y la boca llena de grandes dientes, los ojos brillaban en la oscuridad, como los de un gato y recordaba a un león. Éste se comportaba de vez en cuando de manera salvaje, sobre todo si las personas tenían miedo de él, o si la aparición de un humano o del animal no era muy bien recibida por los asistente. Al león como podemos llamarlo, le gustaba lamer a los asistentes con su lengua espinosa y húmeda, dejando un olor de gran felino, incluso después de terminar la sesión y sobre todo el médium eran impregnado con este olor acre como si hubieran estado durante bastante tiempo entre los animales y bestias salvajes.”(1)

(1)." Ciencia Psíquica (Psychic Science) ", abril de 1926.


El olor ocre fue muy intenso con la aparición más extraña de todas  - el Pithecanthropus – que apareció varias veces. “uno de nosotros” escribe el Doctor Geley, “en la sesión del 20 de noviembre de 1920 sintió algo grande y peludo delante y que con fuerza apretaba en el hombro y la mejilla. La cabeza está cubierta de pelo, espeso; apareció un olor como a ciervo o a un perro mojado. Cuando uno de los asistentes sacó la mano hacia fuera, el Pithecanthropus la agarró y la lamió tres veces. Su lengua era grande y suave. Otras veces sentimos que nuestras piernas eran tocadas por algo parecido a perros juguetones.”

Según Col. Norbert Ocholowicz, “este mono tenía tal fuerza que fácilmente podía mover un pesado estante lleno de libros por la habitación, llevar un sofá con los asistentes, o levantar a las personas más pesadas en sus sillas, a la altura de una persona alta. Aunque el comportamiento de mono era a veces de miedo, causado por un bajo nivel de inteligencia. Este nunca era maligno. De verdad, este a menudo expresaba su buena voluntad, gentileza y la intención de obedecer...este fue visto por última vez en la sesión del 26 de diciembre de 1922, de la misma forma que en 1919, la última manifestación que tuvimos fueron unos sonido de golpeteos y rasguños.”

Otro pequeño animal, que recordaban los asistentes era una comadreja, la descripción fue la siguiente, por la Sra. de Hewat McKenzie, fundador del Colegio Británico de Ciencia Psíquica (British College of Psychic Science):


“ Esta solía correr rápidamente de la mesa a los hombros de los asistentes, parando en cada momento, oliendo sus manos y caras, con una pequeña nariz fría, a veces, como si estuviera asustada, esta saltó a la mesa y paseó por toda la habitación, tirando pequeños objetos, revolviendo los periódicos que estaban sobre la mesa y el escritorio. Apareció en seis o siete sesiones de espiritualismo, fue vista la última vez en junio de 1923.”

Los animales de Kluski eran únicos en la especie, pero no como fenómenos. Dos otros contemporáneos, polacos, Burgik y Guzyk, demostraron apariciones similares. El Prof. Richet, famoso fisiólogo de Sorbonne, escribe sobre una sesión con Burgik (1):

“Sentí un fuerte tirón en el pantalón, en la pierna y una extraña forma mal definida, parecía tener patas como los perros era como un pequeño mono subido encima de mis rodillas. Pude sentir su peso, que era ligero y algo como un hocico de un animal (?), tocó mi mejilla. Este era húmedo he hizo un ruido de gruñido como un perro sediento”.

(1). " Treinta Años de Investigación Psíquica (Thirty Years of Psychical Research)", Londres., 1923.


Otros investigadores, con otros médiums también declararon tales aventuras asombrosas. Gambier Bolton, socio de la Sociedad Zoológica, escribe su Fantasmas de Forma Solida (Ghosts in Solid Form):

“La materialización de las bestias como pájaros, a veces aparecían durante los experimentos, una de las más grandes y alarmantes sucedió en una ocasión cuando un mariscal de la compañía Lord Wolseley estuvo presente."


De repente oímos una voz que decía algunos comentarios absurdos de manera ruidosa, que terminaron con un silbido fuerte.

Bueno, este debe ser nuestro viejo loro ‘dijo la señora de la casa’, él vivió en esta habitación durante muchos años y constantemente repetía aquellas palabras.



Un pequeño animal salvaje de la India que había muerto hacía tres o más años y nunca había sido visto u oído por el Sensitivo y era conocido sólo por un asistente, de pronto salió corriendo, desde donde estaba el Sensitivo sentado, que estaba respirando lentamente y en estado de profundo trance, la pequeña criatura que producía el mismo grito de placer que cuando estaba vivo en la tierra.

Esto se produjo aproximadamente en diez ocasiones diferentes y se quedaba  en la habitación alrededor de más de dos minutos y luego desaparecía de repente, de la misma manera que había aparecido, pero en esta ocasión la señora que lo había poseído durante su vida, lo llamó por su nombre de manera cariñosa y éste se puso a subir despacio encima de su regazo.

Descansando allí en silencio durante medio minuto, entonces intentó irse, pero al irse se enganchó una de sus patas en un cordón que tenía en la falda la señora. Éste luchó violentamente, hasta que consiguió liberarse, pero antes tuvo que rasgar el cordón de casi tres pulgadas. En el final del experimento, un médico dijo que había cinco plumillas verdes que colgaban del cordón rasgado, que claramente se había separado de las patas del animalito durante la lucha. La señora inmediatamente identificó el color y la textura de las plumillas y otro asistente lo confirmó, (que era naturalista) que con frecuencia lo había visto y manejado durante su vida en la tierra. Con cuidado las cinco plumillas fueron recogidas y colocadas en un papel de seda, luego se guardaron en una caja opaca, resistente a la humedad. Después de unos días comenzaron a disminuir de tamaño y finalmente desaparecieron completamente."



Volviendo a nuestros polacos Burgik y Guzyk , que tenían reputaciones cuestionables. Eran médiums profesionales, Kluski, por otra parte, era un distinguido poeta y escritor profesional. Su verdadero nombre no se conocía. En él,  los poderes del medimnísmo físico cohexistía con notables regalos intelectuales psíquicos; que es una extraña combinación. Presentimientos extraños, visiones de acontecimientos distantes y la facilidad de ver fantasmas, era una dotación que tenía desde la temprana niñez, pero sus poderes “físicos” fueron descubiertos de casualidad en una sesión con Guzyk, en 1919. Su manifestación le molestó, pero su curiosidad se despertó y consintió que se realizaran experimentos. Como la Sra. d’Esperance, él conservó el conocimiento durante los fenómenos de materialización y podía expresar sus sensaciones subjetivas a los hombres de ciencia, con quienes siempre estaba muy dispuesto a colaborar. En sus extraños regalos, no había ninguna faceta que no se presentara a examen científico más completo y riguroso. Un caso de fenómenos luminosos, fue registrado por el doctor Geley, es el siguiente:

“Un rastro grande y luminoso como el de un cometa, durante mucho tiempo, estuvo formado detrás de Kluski, por encima de la cabeza estaba a un metro y aparentemente a la misma distancia donde estaba él. La nebulosa estaba constituida por la difusión de diminutos granos brillantes, entre los que había algunos puntos especialmente brillantes. Esta nebulosa osciló rápidamente de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, elevándose y bajando. Esto duró aproximadamente un minuto, despareció y apareció varias veces. Después de la sesión encontré que el médium, quien había estado desnudo durante una hora, estaba muy caliente. Él sudaba por la parte de atrás y por las axilas; estaba muy agotado.”


En el Instituto de Metapsíquica de París, hay pruebas elocuentes de los poderes supernormales de Kluski a la vista. Ellos incluyen moldes de yeso de manos humanas con los dedos doblados y unidos. El molde es fino y delicado, con textura de piel perfecta ¿Pero que piel? Aquella pregunta no pudo ser contestada. Las manos que aparecieron y entraron en cubos llenos de agua caliente y parafina fría terminaban en la muñeca. Ellas no tenían ningún dueño visible. Cuando la cáscara de la parafina espesó la mano se desvaneció, desapareciendo, desmaterializandose y dejando un guante perfecto. La operación duró solo tres minutos. Normalmente, esto duraría veinte minutos para producir el guante de parafina. Pero si se retirara antes la mano reventaría  la cáscara de parafina, en la unión de los dedos que estaban doblados y formada hasta la muñeca. Los moldes de Kluski desafiaron la producción normal de los humanos. Ellos mostraron manchas azules, los rastros de la colesterína, que el doctor Geley, ocultó a todos y mezcló con la parafina para tener más evidencia de que los moldes no había sido hechos por alguien de allí.


La excelencia de los fenómenos de Kluski depende de la forma de economizar el empleo de su misterioso poder. No es un médium profesional, él se sienta para aquellos que le preocupa y en intervalos largos separados de tiempo. Así es más fácil recuperar la pérdida de sus fuerzas vitales. Después de un largo intervalo, él queda para sentarse a otra vez; sabe que sus energías psíquicas encerradas produciría alarmantes manifestaciones.



PortadaIntroducciónC1C2C3C4C5C6C7C8C9C10C11C12,C13C14,  C15,C16C17,C18C19C20C21C22C23C24C25